Contribución al País

La agricultura es uno de los rubros más dinámicos de la producción y de las exportaciones peruanas y, sin duda, posee un enorme potencial a futuro. En los últimos 10 años, la agricultura moderna ha generado más de 400,000 de puestos de trabajo directos formales y cerca de 900,000 más de puestos de trabajo indirectos.

Además, la agricultura moderna ha generado polos importantes de desarrollo en diversas regiones del Perú, donde notablemente han disminuido de forma simultánea y sistemática, los índices de pobreza; que en la última década, en las regiones costeras, han bajado de un 69% a un 28% para el caso de agricultores dependientes. No sólo se expande la actividad agrícola en términos geográficos y cuantitativos, sino que cada año se incorporan nuevos productos a la canasta exportadora y se abren más mercados que demandan la calidad de los cultivos nacionales.

Sin embargo, cabe destacar, que si bien esta actividad ha venido pasando por una buena etapa a nivel de producción y de envíos a mercados internacionales, aún no se ha consolidado y sólo el 18.5% de la agricultura a nivel nacional (tanto orientada al mercado interno, como externo) es formal. Por ello, resulta de suma importancia que más empresas, particularmente las pequeñas, puedan acogerse a los beneficios de la Ley de Promoción Agraria, lo que facilitaría en mucho y sobre bases sólidas, su desarrollo ulterior, generando una inclusión productiva y social de relevancia.

En el presente estudio, encargado por AGAP a APOYO Consultoría S.A., se explica, de manera analítica, la  contribución de la agricultura moderna al desarrollo económico y social del país, a través de variables como: el empleo, la disminución de la pobreza, la inclusión social, la descentralización, la mayor producción e inversiones y la exportación de calidad.

Los productores agrarios trabajan constantemente para mejorar la oferta agrícola y consolidar su prestigio en los mercados que atienden. Se preocupan por aspectos como son el desarrollo tecnológico, la inversión, la ampliación de la frontera agrícola, la diversificación de cultivos, y buscan mejorar la competitividad de su producción, siendo para ello importante el mantenimiento de la estabilidad jurídica de las normas que regulan la actividad productiva y comercial, como también el desarrollo adicional de la infraestructura nacional en servicios de transporte y comunicaciones y de obras de irrigación, así como servicios de control sanitario y de acceso a mercados y servicios de exportación en inteligencia y promoción comercial.

Desde AGAP, expresamos nuestro apoyo y capacidad para integrarnos en un trabajo sostenido y responsable con todos los actores de la cadena productiva y agroexportadora y todas aquellas instituciones del Estado que hacen esfuerzos para llegar a un objetivo en común, el desarrollo nacional responsable desde un punto de vista económico, social y de respeto al medio ambiente y la naturaleza. Somos un gremio abierto al diálogo que promueve el desarrollo del agro nacional.